Cerveceras belgas

  • Brasserie d'Achouffe

    La historia de la Brasserie d’Achouffe es algo así como el “sueño belga” en el que dos hermanos en 1982 inician una micro cervecería en un establo en ruinas perdido en el corazón de la localidad de Ardennes. Todo el mundo les dice que están locos, ¿quién en su sano juicio podría establecer una fabrica ahí?, ¿qué clientes van a encontrar en medio del bosque?.

    Sus fundadores, Chris Bauweraerts y Pierre Gobron, continúan con su decisión y la persistencia da sus frutos, encontrando a sus clientes unos cuantos kilómetros más lejos, en los Países Bajos, convirtiéndose en una de las cervezas más populares del país y propagándose su popularidad de EEUU, Québec, Israel, Italia, …

    En el año 2006 la Brasserie d’Achouffe es comprada por Duvel y, siete años más tarde, ya produce cerca de 125.000 hectolitros anuales. Pero volvamos al pasado y continuemos con la historia de estos dos hermanos. Es muy interesante ;).

    La primera cerveza que crearon tomó el nombre de “La Chouffe”, como un guiño en la aldea de Achouffe donde se asentaron. Nada más y nada menos que 49 litros de buena cerveza.

    Tenían que ponerle una etiqueta a su cerveza y se negaban a ponerle una imagen de un monje, otra vez, pero la casualidad hizo de las suyas, al ver uno de sus fundadores por televisión el anuncio de un gnomo. Ese gnomo se inclinaba por el peso que tenia que llevar de lúpulo y cebada y por las ganas de tomarse un vaso de “La Chouffe”, ese esfuerzo bien merecía un buen trago.

    Así que los Países Bajos fueron los primeros que sucumbieron a este gnomo, convirtiéndose en el primer objeto de exportación de la cervecería.

    De vuelta al presente la rubia “La Chouffe” absorbe tres cuartas partes de la producción de Achouffe, que es capaz de elaborar cerveza cuatro veces al día, convirtiéndose en un referente a nivel mundial de cerveza a base de hierbas, que se degusta tanto en casa como en la multitud de eventos en los que Achouffe forman parte...

  • Brouwerij Bosteels

    La cervecería Bosteels rezuma grandeza por ser la cerveza que tomaban los conductores de los carros de las señores mas poderosos de aquel momento. Ha estado siempre en poder de la familia Bosteels durante más de 200 años hasta llegar a la época actual ya con la octava generación. La historia familiar está estrechamente relacionada con la alta política local de la localidad de Buggenhout en la que vivían en una gran mansión plagada de suntuosidad y de elementos que han dado pie al diseño de las etiquetas de las Bosteels, Triple Karmeliet y Kwak.

    En la recepción habían impresionantes vidrieras emplomadas con imágenes resplandecientes de maceración palos y florecientes plantas de lúpulo. No hay duda de que un fabricante de cerveza vivía ahí. En la sala de recepción majestuosa el clavicordio está en espera de las primeras notas de un vals. Los carros esperan a sus pasajeros en el patio. No pasará mucho tiempo antes de que el conductor del autobús chasquea la lengua y los caballos nos llevan rápidamente a través de la región Scheldeland en carruaje.

    Pauwel Kwak es una cerveza para carruaje con una historia encantadora que se le atribuye que se atribuye al sigo XVIII y en la que se cuenta que a los conductores de carruajes no se les permitía dejar a su caballo solo mientras bebían su Kwak, una de las cervezas más populares de la región. Sin inmutarse el cervecero encontró una solución, un sistema de vaso de vidrio especial de sujeción suspendida en un lado del carruaje que permitía a los conductores disfrutar de su bebida preferida. Aún hoy escuchamos el tintineo del vaso y aún hoy podemos disfrutar de esta cerveza en este vaso ayudados de un soporte  de madera especial sin el cual seria imposible que se mantuviera en pie.

  • Huisbrouwerij De Halve...

    La ciudad de Brujas ya menciona en 1564 a la cervecería Die Maene, precursora de la actual y moderna De Halve Maan que todos conocemos desde 1856 y que se situa en el mismo edificio. Sus primera cerveza fueron una cerveza artesanal, ligera, amarga, de alta fermentación y que fermentaba en barrica. El precursor León falleció en 1867 y dio paso a sus hijo Enrique y Achère que estudiaron en Inglaterra las técnicas más modernas de elaboración y lanzaron sus propias cerveza negra y pale ale.

    León falleció en 1867 y sus hijos Enrique II y Achère se hicieron cargo de todo. Enrique II cruzó el Canal de Inglaterra donde aprendió las técnicas más modernas de elaboración y no pasó mucho tiempo para que la cervecería lanzara su propia cerveza negra y pale ale. Murieron jóvenes y continuó el legado Enrique III que aprendió el secreto del oficio y fue a Alemania para descubrir nuevas cervezas y empezar a fabricar su primera pilsen bock.

    En 1981 crearon Straffe Hendrik, cerveza fuerte de alta fermentación homenaje a las generaciones de hombres que han trabajado en el desarrollo de una de las mejores cervezas del mundo. Durante unos años esta marca se perdió en beneficio de otro fabricante pero en 2008 volvió a ser de De Halve Maan a la que añadimos en 2005 la nueva Brugse Zot de la ciudad de Brujas con la llegada de Xavier Vanneste, actual responsable.

    En la misma fabrica de cerveza donde se fabrican entre 3,5-4 millones de litros anual también tenemos un brewpub, tienda y restaurante que harán las delicias de los más fanáticos de De Halve Maan.

  • Chimay

    Desde el principio la cerveza Chimay fue llamada por este nombre aunque la abadía trapense de la que proviene se llama en realidad abadía de Scourmont. En 1850 unos monjes de la abadía de Westvleteren buscaban un nuevo reto así que llegaron al remoto lugar en Scourmont, en la localidad de Hainaut y empezaron a cultivar allí la pedregosa parcela que el príncipe Joseph de Chimay les había cedido.

    Era una obra colosal sólo para espíritus pioneros, ya que de las 2,5 hectáreas del terreno, 2600 metros cúbicos de piedra fueron excavados para poderlo hacer viable. Su esfuerzo pronto empezó a dar frutos y se pudieron sostener única y exclusivamente gracias a la agricultura, estableciendo incluso una lechería en 1872. En 1862 estos monjes benedictinos empezaron la obra de la elaboración de la cerveza de Abadía Chimay, aunque en un principio el consumo era sólo para monjes. La primera de sus recetas se describe como una “cerveza bock doble, estilo bayern”. Pero los monjes no tenían suficiente con lo que habían creado hasta el momento así que, inspirándose en los productos de Westvleteren continuaron con la creación de grandes cervezas oscuras de alta fermentación como han sido la Chimay Rouge y, más tarde, la Chimay Blanche y Chimay Bleu. Convirtiendo este trio de cervezas artesanas en un hito de fama mundial. A diferencia de otras abadías trapenses los monjes no rehuyeron la promoción de sus cervezas y alentaban a amigos y conocidos a difundir la palabra de su marca de cerveza aunque siempre, primero de todo, la calidad superior de esta cerveza de abadía fue su principal preocupación y, desde siempre , ha sido una cerveza higiénica, muy nutritiva y libre de sustancias químicas y de ingredientes de baja calidad. Prueba de ello incluso es que era recetada por los médicos de cabecera, hasta, tristemente, la segunda guerra mundial donde fue destruida totalmente.

    Más tarde Chimay renació en forma de nuevas cervezas que mantienen el espíritu de sus antecesoras, la máxima calidad, pero que se dotan de la última tecnología, para poder que todos nosotros podamos continuar disfrutando de esta excepcional cerveza artesana de abadía trapense.

    Chimay Bleu vio la luz en 1948, y, lo que tenia que ser una cerveza de navidad, tuvo tanto éxito que se convirtió en una cerveza producida durante todo el año y con el apelativo de “Grande Réserve”, ya que es una cerveza que además mejora con el tiempo y se establece como “grand cru”.

    Para completar la troika de cervezas originales Chimay, se añadió la tripel Chimay Blanc a la gama en 1966. El Principado de Chimay disfrutó de su 500 aniversario en 1986, y para celebrar la ocasión, la tripel fue embotellada en un formato de 75 cl, y finalmente fue llamada “Cinq Cents”.

    Chimay está apunto de sacar su nueva Chimay Dorée que esperamos disfrutar dentro de muy poco, aunque el único requisito para poderlo hacer será ir a su Abadía ya que será servida exclusivamente allí y en su pensión asociada, l'Auberge de Poteaupré.

    ¿Que hace a Chimay una cerveza tan especial?, sólo te lo podrán responder quienes la han bebido…

  • Brasserie St-Feuillien

    La familia Friart es la actual propietaria de la cerveza Saint-Feuillien en Le Roeulx, cerca de Bergen (Mons) en Hainaut, desde 1873, aunque el origen del nombre vienen del monje irlandés Feuillien y de la abadía premonstratense que se fundó en su nombre después de haber sido robado, torturado y decapitado por unos ladrones que se encontró en el camino.

    Sus seguidores levantaron una capilla en el lugar donde sufrió una muerte de mártir horripilante. En 1125, la abadía premonstratense de St-Feuillien fue fundada en ese mismo lugar. Sus monjes fueron becarios en la elaboración de la cerveza artesana y se ocupaban del sustento y la extinción de la sed de los trabajadores. La receta original de la cerveza fue elaborada en el monasterio durante siglos. 
    Con la revolución francesa y la destrucción de la abadía, llegarían Stéphanie Friart y su esposo que fueron los maestros cerveceros que se encargaron de continuar con la tradición de la cerveza Saint-Feuillien y que, gracias a ellos, con su cuarta generación, aun continua viva hoy en dia.

    Saint-Feuillien goza de cervezas sublimes de gran aprecio entre el gran público. Entre ellas su "grand cru" o su "tripel" ocupan un lugar destacado.

  • Brouwerij De Koninck

    En Amberes,  al borde de Albertpark, en el barrio de Berchem, se encuentra De Koninck, una de las fábricas de cervezas más antiguas de la “Scheldestad”. Se han producido ahí fermentaciones desde 1833 pero no siempre bajo el mismo nombre.

    Pero da igual, hoy todo el mundo sabe que es una De Koninck, su logo es justamente una “mano” porque eso ese lo que significa en belga. Una marca que se ha sabido integrar en la vida de Amberes, con su brewpub a pie de fábrica, los eventos musicales que cada fin de semana organizan. El resultado es algo muy especial que también goza de excelente popularidad fuera de sus fronteras en las ciudades vecinas y que han conseguido exportar.

    Cuando los locales piden una, dicen una “Bolleke”, lo que realmente quieren decir es un "koninckske”, el apodo de la cerveza se debe a la copa de vidrio tradicional utilizado para servir esta cerveza. La cerveza De Koninck se ha convertido (y sigue siendo) en la cerveza estrella de la fábrica, aunque produzcan otras variedades. Conocedores de esta cerveza dan a su color ámbar y fermentación alta una calificación excelente gracias a su sabor accesible y porcentaje moderado de alcohol. Presenta un color ámbar en el vidrio, con un sabor picante fresco, una sensación en la boca ligeramente amargo y un aroma increíblemente sutil.

    Otra peculiaridad de De Koninck es su ritual de vertido, en dos fases, en el vaso adecuado, cabeza y espuma se unen en un resultado final que cualquier local no tendrá problema en esperar y que todo camarero que se precie ha de dominar a la perfección.

    La De Koninck se toma así!! ;).

  • Brasserie de l'Abbaye...

    Rochefort es, como otras muchas cervezas de abadía trapenses, el resultado de la vida en la periferia del mundo moderno donde hay poco para distraer la atención y el día a día se basa en el trabajo manual, la oración y el sueño, exactamente lo que predicó San Benito. La biblioteca, el refectorio, la sala de lectura, los claustros, incluso la fábrica de cerveza ... todo aquí respira sencillez y serenidad. Y nada insinúa un pasado tormentoso de la abadía durante más de 5 siglos.

    Los monjes de la abadía trapense han hecho todo lo posible por preservar la creación de cerveza que data de 1595, aunque en un principio solo fuera para consumo propio de los monjes y que tuviera un abrupto final con la revolución francesa, fecha en la que la abadía fue saqueada por los habitantes de la región. La sala de elaboración de la cerveza empezó a trabajar en 1899 y el hermano Zozime de Dongen (en los Países Bajos) fue el primero de la nueva línea de maestros cerveceros. En años posteriores, el padre Dominique fue a tomar clases de elaboración de la Universidad de Lovaina, por lo que la calidad de una cerveza que sufría muchos cambios también en sabor, fue controlada y estabilizada.

    Durante la Primera Guerra Mundial los ocupantes alemanes retiraron los accesorios de cobre de la sala de elaboración de la cerveza, y la producción fue detenida de nuevo por un tiempo. Cuando, después de la Segunda Guerra Mundial, las cervezas de Rochefort disminuyeron su éxito por el empuje de otras cervezas más conocidas (y más consistentes) como Chimay, estos se decidieron a ayudar a sus hermanos de Rochefort con el propósito de mejorar la calidad de su cerveza.

    Declerck de Lovaina, que sentó las bases para las cervezas actuales de Chimay, junto con su hermano Théodore, aconsejó a los monjes a cambiar sus métodos de producción, imponer controles microbiológicos y prestar más atención a la higiene. Así fue con la ayuda de Chimay, que los monjes Rochefort desarrollaron sus recetas actuales de cerveza. El hermano Théodore de Chimay era responsable de seleccionar y aislar las cepas iniciales de levadura aunque no acaban de cuajar demasiado bien en la abadía de Rochefort, por lo que se tuvieron que cambiar por otras de la Brasserie de Palm que darían, al final a las primeras variedades de las potentes Rochefort 8 y Rochefort 10.

    La abadía continua hoy en día, a partir de para mantener y mejorar sus excepcionales cervezas, en lucha por preservar la fuente que nutre de agua sus tierras, amenazada por las excavaciones de una cantera cercana y que podría tener un efecto muy negativo en la calidad de una de las cervezas más elogiadas del mundo.

  • La Corne du Bois des...

    La historia de la cerveza La Corne du Bois des Pendus y de la localidad de Ebly empieza en el siglo XVII cuando vivía un cervecero que entró en la leyenda llamado Cornelio. Su fama y saber hacer era conocido por todo el mundo, siendo él la única persona que conocía el secreto de la fabricación de su cerveza. Muchos lo trataban de imitar y nadie tenía éxito. La tragedia llegó cuando una horda de sanguinarios saqueadores llegaron a la localidad belga de Ebly y ahorcaron a gran parte de la población. Cornelio puedo enterrar la receta secreta de su cerveza en el pie de un gran roble, donde poco después fue ahorcado.

    Desde aquel día Cornelio se aparece a muchas de las personas que habitan el lugar de “La corne du bois des pendus” pronunciando a todo aquel que bebe su cerveza en un vaso con forma de cuerno las siguientes palabras “gloria al cuerno, a Cornelio y a todo la madera colgante, se te concede la vida eterna…”.

    Actualmente se fabrica en la cervecería Brasserie des Légendes , aunque está en proyecto la construcción de la Brasserie de Ebly siendo su responsable Gaëtan Patin.

  • Brasserie de l'Abbaye...

    La cerveza de la abadía de Val-Dieu celebrará su 800 aniversario en 2016. Esta abadía sobrevivió a la Revolución Francesa y fue el hogar de los monjes cistercienses hasta 2001. La comunidad cristiana que sigue los postulados de San Benito se une en la abadía para fabricar una de las mejores cervezas del mundo.

  • Brasserie Caulier

    CAULIER es la cerveza belga libre de azúcar que ha llevado al proceso de la elaboración de la cerveza artesana a superar un nuevo escalón al crear una receta secreta y única capaz de reducir el nivel de hidratos de carbono sin perder la intensidad de su sabor.

     

    Utiliza ingredientes sólo naturales: agua, 100% pura malta, flores de lúpulo, levadura natural y especias como anís estrellado o cortezas de naranja marroquí, mucha pasión y experiencia.

     

    Sin edulcorantes artificiales, colorantes, ni conservantes. Otras cervezas han intentado eliminar el azúcar de igual forma pero sin el éxito conseguido por CAULIER, prueba, compara y disfruta de todo el sabor de esta nueva cerveza artesana belga que dará mucho que hablar y lo mejor, sin azúcar.

  • Brouwerij Het Anker

    La historia de la cervecería brouwerij Het Anker empieza en el siglo XV cuando el emperador Carlos el temerario decide que en la localidad belga de Mechelen la cerveza esté libre de impuestos y su fabricación sea “ en exclusiva” para funcionarios. En 1872 compran la cervecería y construyen una moderna fábrica ya con caldera la familia Van Breedam que gracias a su amor por el oficio de maestro cervecero y bajo la protección el Duque de Borgoña ponen las bases para la vuelta de cervezas especiales que sigan las tradiciones antiguas para su creación.

    Ya en 1990 la 5ª generación de la familia con su maestro cervecero Charles Leclef apunta a lo que es y será la cervecería Het Anker, ubicada en un complejo de varios edificios donde podremos encontrar  un hotel de 3 estrellas, la fábrica de cerveza artesana y un salón para poder degustar la cerveza que elaboran, desayunar o incluso comer y disfrutar de un buen maridaje y sacar el máximo partido a sus excelentes cervezas.

    Het anker fabrica sus archiconocidas cervezas artesanas “gouden carolus”, pero también su “Lucifer”, “Boscoli” o “Maneblusser” e incluso se atreven con un whisky (también de nombre “gouden carolus”) que dicen (no lo hemos podido aún comprobar) te lleva al séptimo cielo y que une las dos pasiones de la familia, la creación de la cerveza en su Brouwerij (cervecería) y la destilación de buen whisky en su Stokerij (destilería).

  • Brouwerij Van Steenberge

    La historia de la cervecería Brouwerij Van Steenberge se remonta a 1784 en la localidad belga de Ertvelde. En ella Jean Baptiste De Bruin da el paso de dejar de fabricar cerveza para consumo propio, como hacen la gran mayoría de casas en Flandes,  a elaborarla para la venta a terceros, montando una fábrica de cerveza artesana y convirtiéndose en  uno de los primeros maestros cerveceros belgas que centran exclusivamente su actividad en la fabricación de cerveza.

    Varias generaciones más tarde, a principios del siglo XX,  llegamos al profesor Paul Van Steenberge, profesor de microbiología, alumno aventajado del mismo Louis Pasteur, que, además de un importante científico, utilizaría sus conocimientos en la creación y comercialización de cervezas no vistas hasta ese momento en aquella época y bautizaría finalmente con su nombre a la cervecería que hasta aquel momento se había llamado Cerveceria De Peer y Cerveceria Bios.

    Van Steenberge no solamente puso su conocimiento a su propia disposición, también se ocupó de montar una organización en la que los cerveceros explicaban sus métodos de creación y recetas de sus propias cervezas, cosa que fue al final en beneficio de todos sus integrantes.  La cervecería Van Steenberge se centraría finalmente en la elaboración de cervezas de alta fermentación y alto contenido en alcohol, con maltas y lúpulos que seleccionaba escrupulosamente y sometía a especificaciones muy estrictas.

    En 1978 la cervecería Van Steenberge adquiere la receta de los frailes agustinianos del monasterio de Gante, creando primero las Piraat y la Gulden Draak, cervezas especiales con un alto porcentaje de alcohol que culminaría ya en 2009 con una de sus últimas cervezas, la Augustijn Augustijn.

  • Brouwerij De Kazematten

    La Brouwerij Kazematten es una cervecería belga muy joven, nacida el año 2013 en la localidad de Ypres, en la provincia de Flandes occidental. Se ubica en una fortaleza medieval construida el 1680 por Luis XIV, lugar de refugio en sus subterráneos desde su creación y en la 1ª  guerra mundial.

    Ahora, en uno de los lugares con más historia de Ypres, se fabrican cervezas especiales donde además del agua, la malta y el lúpulo, las especias ocupan un lugar destacado, como son la Kazematten Grotten Sante o la Kazematten Wipers Times 14 en calderas de cobre que solo son uno más de los elementos para crear una cerveza especial.

    Su maestro cervecero Koen Hugelier se encarga de cuidarlas con mucho mimo y de explicarte amablemente el “como se hace” cuando vayas a Kazematten que, como muchas otras cervecerías belgas, ofrece visitas guiadas  y degustación de sus cervezas artesanas. Más información en [email protected]

    Ah!!, ¿quien está al mando de Kazematten?. Quizás si te decimos nombres como Julie Depypere o Maarten Ghequire lo más seguro es que no te suenen, pero si te decimos que son los hijos del propietario de la cervecería St Bernardus y del administrador de la cervecería Rodenbach, y que trabajan de forma conjunta para este proyecto cervecero seguro que te sonarán mucho más.

    Kazematten es cuestión de linaje y de profesionalidad, grandes cervezas escritas por grandes nombres, pero mucho trabajo detrás de todo ello.

  • Brasserie Lefebvre

    La cervecería Brasserie Lefebvre es una cervecería belga ubicada en la localidad de Quenast.

    La familia Lefebvre produce cervezas de todo tipo desde 1876, cervezas de abadía, cervezas afrutadas, Saison, de trigo, especiales y siempre estarán dispuestos a darte consejos de cómo hacer buena cerveza y promover su elaboración.

    Una de las cosas que de las que más orgullosa se siente la Lefebvre es la de continuar siendo una cervecería familiar totalmente independiente y unida a Quenast desde sus orígenes. Cada una de las generaciones ha puesto su granito de arena en la consecución de este objetivo ya que la independencia puede resultar un propósito muy complicado cuando una cervecera ya esta aposentada y tiene éxito como es su caso.

    El 80% del mercado de Lefebvre se basa en la exportación hacia el mercado internacional cervecero, gracias al giro que dió ya hace unos años con cervezas como la doble Floreffe, Floreffe Triple, Floreffe Prima Melior, Floreffe Blonde y Floreffe Blanche  mediante la licencia obtenida en 1983 de la Abadia de Floreffe. O tambien gracias a la cerveza con miel Lefebvre Barbar o, ya en nuestro siglo, a la cervezas de cereza y melocotón Kriek o a las más tradicionales, cervezas Pilsen.

    Lefebvre ha trabajado con muchos estilos de cerveza y todos ellos tendrán futuro asegurado, pero esto sólo sería posible gracias a las generaciones anteriores y al amor y unión de las generaciones actuales que anteponen su nombre a todo lo demás.

  • Browerij De Block -...

    Muy cerca del bosque de Buggenhout, en la localidad de Peizegem se elabora la cerveza Satan beer en la cervecería de la Brouwerij De Block.

    Louis De Block era molinero y agricultor hasta que se casó con una maestra cervecera de la localidad de Baardegem donde se ubicaría finalmente la fábrica de cervezas De Block. Él y sus generaciones siempre han sido originales en poner nombres a sus cervezas, y porque no también les ha gustado ser un poco transgresores. Satan beer, Kastaar, Abbay Dendermonde, San Timoteo, etc.

    Es una cervecería especializada sobretodo en cervezas trapenses que exporta a medio mundo donde son conocidos y amados por la mayoría (y seguramente odiados por alguno).

  • Urthel - De Leyerth...

    “Bebe con responsabilidad”, es una las primeras frases con las que nos topamos cuando buscamos información sobre la cervecería Urthel. ¿Qué encontraremos?, se trata de una cervecería belga ubicada en la localidad de Ruiselede, en Flandes occidental.

    Esta cerveza flamenca tiene además un único nombre propio el de Hildegard van Ostaden. No suele ser demasiado habitual que el responsable de una cervecería sea una mujer, en un territorio tradicionalmente donde los hombres de han desenvuelto con mayor soltura. Pero no nos engañemos, el que vale vale, y ahí nos da igual sea hombre o mujer. Las grandes cervezas las componen personas como ella, ingeniera industrial que durante años estuvo en el terreno de la docencia enseñando a otras personas como hacer cerveza, bajo la protección de grandes marcas de cerveza artesanas belgas y holandesas.

    Hasta que se decidió a crear la suya propia. El resultado para la cervecería Urthel no podría haber sido mejor ganando nada más empezar, con su Urthel Saisonnière, el prestigioso premio “WBA world beer awards 2010”.

  • Jupiler - Brasserie...

    Jupiler es una cervecería belga que se ubica en la localidad de Jupille-sur-Meuse, en la región de Lieja. En el año 1853 la familia Piedboeuf empezó a trabajar en su cerveza artesana y hoy en día su fábrica forma parte de Inbev, el grupo cervecero más grande del mundo.

    Con el fin de garantizar la calidad de su cerveza, la cervecería Jupiler cuenta con la última tecnología, exportando a más de 80 paises en todo el mundo. En lucha está por mantener la calidad de la cerveza artesana y la fabricación de grandes stocks para satisfacer la demanda, organizando visitas a su fábrica de cerveza Jupiler para que sus clientes vean que lo uno puede no estar reñido con lo otro.

  • Brasserie de...

    De una actividad que no tiene nada que ver con la fabricación de cerveza artesana como es el uso agrícola del almidón de la patata, en la localidad belga de Jandrain-Jandrenouille nació en 2007 la cervecería Brasserie de Jandrain-Jandrenouille con su primera cerveza , la “IV Saison”. Esta cerveza, como todas las que ha creado su cervecero Alexandre Dumont Chassart, es gracias a la inteligente combinación del saber hacer tradicional cervecero Belga y de los lúpulos americanos que le dan un amargor y aroma inconfundible.

    La cervecería Jandrain-Jandrenouille se empieza a gestar en el año 2006, después de que dos amigos que acaban de salir de la universidad unan sus ilusiones y construyan la cervecería a partir de la maquinaria de la Brasserie de Berry. Hoy en día sólo Alexandre se ocupa del aumento de la capacidad de la fábrica y del desarrollo de nuevas cervezas.

    En la misma granja vive Alexandre junto a su esposa y, además de la fabricación de su cerveza, también se dedica a divulgar su proceso de creación a grupos que realizan visitas guiadas y catas de cerveza en su, como él lo llama, “Reino de la cerveza”.

  • Brasserie Artisanale...

    Rulles es una cervecería belga ubicada en la localidad del mismo nombre, Rulles. Aclamada desde sus inicios por uno de los mayores expertos en cerveza artesana que ha dado la historia, Michael Jackson, autor de libros de referencia sobre cerveza y wiskey. Su cervecero, Grégory Verhelst desde el año 2000 contínua la búsqueda de “la cerveza”. Siendo un pionero y una persona que no sigue ninguna moda cervecera,  yendo contra marea y haciendo sólo aquello de lo que está convencido.

    Rulles produce en la actualidad cerca de 3000 hectolitros, con un proceso de fermentación a la vista en sus cubas, que muestra el comportamiento de la levadura y deja expresar su mágia a las personas que observan el proceso de creación de la cerveza.

    Uno de los elementos destacados de la cerveza Rulles es su mascota. Marcel es ese buen amigo con el que seguro que pasaremos un buen rato, con unas cuantas botellas de cerveza en el nevera en verano ;), amante de su familia, de sus nietos y del campo que produce todo lo necesario para crear la fantástica cerveza Rulles. Marcel es un poco todo nosotros, es aquel que sabe disfrutar de las cosas sencillas que nos aporta la vida.

    Todas las cervezas de Rulles son elaboradas con agua, maltas de cebada y de trigo, lúpulo, levadura y azúcar. Ni rastro de ningún tipo de especia ni de ningún otro ingrediente. Son cervezas puras que como Michael Jackson dijo, “me gusta el estilo de Grégory Verhelst”, me gusta el estilo de cerveza Rulles”. Toda una garantía.

  • Mongozo

    Las cervecería Mongozo empieza su andadura en los Países Bajos cuando Henrique Kabia, su maestro cervecero, llega como refugiado político en 1993 a este país. Las cervezas Mongozo representan distintos sabores exóticos: mango, plátano, coco, quinoa y palma y significa “Salud” en la Chowke, la lengua africana de su creador.

    Una de las características más importante de esta cervecería es que utiliza ingredientes de “comercio justo”, de este modo es un producto justo que ayuda a los agricultores que producen sus ingredientes a crecer y poder evolucionar. Mongozo es sobretodo eso, la lucha por un futuro y el disfrute no a cualquier precio, ocupando lugares como tiendas de “comercio justo”, bares de bebidas exóticas y comercios en general, huye, en cierta forma, del misticismo que rodean muchas de las cervezas artesanas que conocemos.

    Por ser Mongozo y por lo que ello significa se lo vamos a perdonar.

  • Brewery De Graal

    La brouwerij De Graal fue una de las primeras cerveceras que fabricó cervezas rubias con jengibre. Esta raíz picante es un condimento que puede sustituir al lúpulo, dado su potencia y complejidad de sabores a los que puede llegar. Pero De Graal con su De Graal Gember (jengibre en holandés) sólo la utiliza para darle un toque especiado y unirlo con otros ingredientes hasta llegar a una nota de cata compleja como la que más: notas de té de manzanilla, limón, vainilla, miel de azahar, ….

    De Graal es la cerveza del grial y, como tal, evoca pureza e inocencia de espíritu a los que la toman, una cervecería belga de la región de Flandes oriental, en la que su maestro cervecero y propietario Wim Saeyens evolucionó de cervecero casero a cervecero profesional.

    Una de las características que diferencian a De Graal con el resto de las cervezas es su voluntad por formar parte del día a día de sus seguidores. Por ello ofrece la posibilidad de que sus clientes creen cerveza en el mismo recinto en pequeñas cantidades, así como la producción de tiradas limitadas de cervezas personalizadas para fiestas y cumpleaños.

    La cultura cervecera en Bélgica tiene mucho de todo esto y De Graal, es una de las cosas a las que no va a renunciar nunca, la cercanía que produce la cerveza es un efecto que muy pocas otras bebidas poseen y es algo por lo que vale la pena luchar y poner todo su empeño por mantenerlo.

  • Brasserie de la Senne

    La cervezas de la Brasserie de la Senne son producidas por dos maestros cerveceros de Bruselas, Yvan de Baets y Bernard Leboucq, que unen su conocimiento para desarrollar grandes cervezas en muy pequeñas y exclusivas cantidades. Es una cerveza añeja, sin filtrar, sin pasteurizar y sin ningún tipo de aditivos.

    Las cervezas de Brasserie de la Senne tienen una característica principal, son amargas. No tienen cervezas dulces porque sencillamente no les gustan, es más se convierte en caballo de batalla por el que luchan y lo reivindican. “Estamos aquí para producir cervezas amargas porque son esas las que nos gustan, no otras, no buscamos que el mercado se sienta cómodo con nosotros, queremos únicamente hacer esa cerveza que no hemos encontrado en el mercado”.

    Sus cervezas no son tampoco con un grado alcohólico demasiado elevado, tomando como ejemplo la “Taras Bulba” con 4,5%. El alcohol por el alcohol no es una cosa que vaya con ellos. Al final ha de ser una herramienta más para hacer una buena cerveza, no su fin.

    Y sobretodo la calidad de estas cervezas 100% de Bruselas, por convicción, es algo con lo que nunca van a jugar. El coste de las materias primas, por caro que sea, no influirá en su decisión de utilizarlo o no, si que lo hará su calidad. Porque estas cervezas de boutique solo están disponibles para verdaderos sibaritas no de las mejor cerveza, que muchas veces es discutible, pero si de la más exigente.

  • Brouwerij De Ranke

    La Brouwerij De Ranke es una cervecería belga que se ubica en la localidad de Dottignies.

    Su maestro cervecero es Nico Bacelle, el cual ya desde muy joven dio muestras de gran maestría en la creación de cerveza artesana, empezando a experimentar a principios de los 80 y comercializando ya, al fin, su cerveza en 1994. Como Nino dice “cuando creí que mi cerveza era lo suficientemente buena como para que la pudieran beber otros y disfrutarla igual a como yo lo hacia”. 

    Pero Nino no es el único artífice del éxito de las cervezas De Ranke. Otro nombre es el de Guido Devos, reconocido catador de cerveza que se unió con Nino con un firme propósito, el de reivindicar el lúpulo como el ingrediente más importante de la cerveza.De ahí que se creara uno de sus buques insignias, la XX Bitter, la cerveza mas amarga y lupulizada que he hecho las delicias de sus seguidores. A esta se une la Guldenberg, una cerveza tripel de abadía, la “papa noel”, una cerveza de navidad, la Kriek de Ranke, una kriek con cerezas, la Cuvee de Ranke, una cerveza casi Kriek sin llegar a serlo y de 7% de gradación alcohólica y la Noir de Dottignies, una cerveza para ensalzar el pueblo donde realizan toda su actividad.

    Estos de De Ranke saben hacer cerveza, la prueba de ello es que ya producen más de 170.000 hectolitros anuales y de ellos el 60% fue dedicado a la exportación por medio mundo.

  • Brasserie Dubuisson

    Las raíces de la cervecería Dubuisson son la envidia de muchas otras cerveceras belgas por ostentar el galardón de ser la cervecera más antigua de Valonia.

    La Brasserie Dubuisson se funda en el año 1769 por Joseph Leroy, la primera generación antes de llegar a la actual con Hugues Dubuisson, nada menos que 8 generaciones entre el uno y el otro y, lo más importante, se mantiene como cervecería familiar e independiente.

    Mucha historia hay hasta llegar a tener una Bush entre tus manos. Pero, ¿Porque se llama así y no se llama Dubuisson?. El pasado narra como Alfred Dubuisson, el abuelo de Hugues tuvo que elegir entre mantener el nombre de la marca o ponerle un nombre algo más comercial a sus cervezas, naciendo así las Bush, ya que en el aquel entonces la cerveza inglesa estaba de moda. Pero hay algo a lo que cualquier Dubuisson no renunciaría nunca y es al sabor de sus cervezas, exactamente igual en los últimos 80 años, sin variación alguna, convirtiendo a Dubuisson en una de las cervezas más aclamadas, respetadas y premiadas tanto en Bélgica como fuera de ella.

    Son cervezas independientes, naturales, siempre con el mismo nombre y que gozan de un control absoluto en su fabricación. Son parte de los ingredientes, a parte del agua, malta, lúpulo y cebada que nos darán una idea de porque el éxito de Bush no es fruto de la casualidad.

    Ah, y cultivan su própio lúpulo de tipo Styrian Golding y Kent Gold. Te puede hacer una idea de su obsesión por el control y los pequeños detalles. De otra forma no saldrían cervezas de su calidad, considerándose de las mejores cervezas del mundo sin detrimento de un portentoso volumen de fabricación.]

    Dubuisson hoy en día produjo más de 5 millones de litros de cerveza en 2013, lo cual le obliga a tener perfectamente definida su política de crecimiento y de reinversión ya que entre sus prioridades más importantes está el de la independencia y la continuidad, siempre fieles a sus principios, siempre con cervezas naturales con una identidad claramente definida.

  • Brasserie Dupont

    La Brasserie Dupont es una cervecería familiar belga ubicada en la localidad de Tourpes y especializada en la creación de cervezas que fermentan natural y directamente en botella.

    Cervezas tradicionales como la Moinette, Saison Dupont o Bons Voeux serían sus buques insignias, pero no nos podríamos olvidar de su vertiente biológica certificada por el gobierno con sus cervezas Moinette biologique, Biolégère, Bierè de miel bio… Oliver Dedeycker, la cuarta generación de la familia Dupont, es su maestro cervecero y el que se ocupa de que sus cervezas mariden perfectamente con otros alimentos como los quesos que ellos mismos también fabrican y que han alcanzado fama mundial.

    Dupont es una cervecera que quiere mantener sus métodos de producción a toda costa, esa seria una de las razones de que solo produzca 20.000 hectolitros anuales y que de ellos sólo dedique el 40% a la exportación ya que el resto lo tiene copado el consumo local. La otra es que para estar entre las 10 fabricas de cerveza más importantes del mundo, el listón está muy alto y hay que responder. En 1997 se situó en ese ranking de las 10 cerveceras mejores del mundo y en 2005 dio un paso más al declararse la Saison Dupont como “la mejor cerveza del mundo”.

  • Brasserie Fantôme

    La brasserie fantôme se crea en el año 1988 en la ciudad belga de Soy.

    Sus creadores son Dany Prignon y su padre. Dany quería dejar su trabajo de guía turístico en su pueblo y vivir más la vida social de su ciudad y región, así como promover revivir recetas tradicionales antiguas de cervezas de mesa. Para ello crean la “cofradía del fantasma” con el único proposito de promocionar su región y hecharse unas risas.

    Brasserie fantôme es una cervecería familiar, que combina calidad y gran diversidad.La podríamos calificar como micro-cervecería al tener un volumen muy pequeño pero sin duda hay que probarla, dada su calidad e implicación con el comercio directo por y para sus clientes y en la animación de la aldea.

  • Brouwerij van Hoegaarden

    La historia de la cervecería Hoegaarden se remonta al año 1445 (hace un poco de tiempo), época en la que Bélgica gozaba de innumerables colonias y de ellas la especias exóticas eran parte importante de riqueza. Aunque los monjes en sus abadías están tradicionalmente encerrados, las especias también llegaron ahí y con ello la experimentación con ellas y el proceso de fabricación de cerveza.

    La cerveza de trigo que elaboraban los monjes del monasterio de Hoegaarden era demasiado agria, así que tuvieron que investigar un poco para mejorar la receta, dando, casi por suerte divina, una cerveza que triunfó en su día y no lo ha dejado de hacer hasta el momento. Hoegaarden es eso, una cerveza pura de trigo, con cáscara de naranja, cilantro y especias.

    Es la cerveza de trigo que copa el consumo en holanda siendo 9 de cada 10 cervezas que se toman de ese tipo, Hoegaarden. Y, no nos olvidemos, es una cerveza que ha creado su propio vaso, el vaso Hoegaarden.

    Algo tendrá que tener.

  • Brasserie la Binchoise
  • Brouwerij Boelens

    La historia de Boelens empieza en 1850 en Lokeren, ahí Honore Boelens descubre que aparte de ser agricultor de grano y malta también puede ser cervecero y con ello funda en 1864, la cervecería Boelens. Unos pocos kilómetros, en Belsele, le separan de la familia cervecera Falcon, con la cual hará un tándem en un futuro que se convertirá en una de las familias cerveceras belgas con más arraigo y base de lo que actualmente es Boelens.

    Con las siguientes generaciones de aposenta el poder de Boelens en la localidad de Belsele, que dobla la población pero que apenas mantiene los algo más de 10 bares que sacian la sed de su población.

    Boelens es un cerveza con carácter por  para el pueblo. Es una cerveza salida del conocimiento profundo de las técnicas cerveceras y del amor por la calidad de sus ingredientes. Empezó con 150 hectolitros y ya van por los 1000 hectolitros anuales. Su calidad no se ha visto mermada ya que han hecho especial hincapié en utilizar productos biológicos y que ellos sean refrendados por universidades flamencas de renombre.

    Como su maestro cervecero Kristian Boelens argumento, Boelens es una cerveza hecha a escala humana y esta es su principal razón de ser.

  • BOM Brewery
  • Brasserie Cantillon...

    Cantillon es una cervecería familiar belga donde se producen Lambic, Gueuze, Faro y Kriek en Bruselas, donde nada ha cambiado desde el año 1900, cuando fue fundada por la familia Van Roy-Cantillon.

    La brasserie cantillon es una cervecería que te da la bienvenida nada más atravesar la puerta, pero mucho antes te llama y se presenta. Contenedores de cobre y barriles de roble con más de 100 años son el hábitat donde nacen grandes cervezas. Verdaderas joyas que siguen el método tradicional de las Gueuze-Lambic (cervezas de fermentación espontanea) o la mejor de las elaboraciones si lo que quieres es encontrar un Kriek (cerveza con cereza) o una framboise (cerveza con frambuesa).

    Las cervezas de Cantillon son 100% orgánicas, y poseen como tal el sello de “Ecocert” al utilizar cereales ecológicos y promover el cultivo orgánico. Ningún fertilizante químico encontrarás en ninguno de sus ingredientes, la razón principal de su sabor. Degustar una Cantillon es una pequeña joya, un lujo que solo unos pocos pueden disfrutar dado su gran demanda. La cervecería Cantillon que enarbola la bandera de Bélgica en su logo te ofrecerá grandes cervezas en botellas preferiblemente de 75cl.

  • Brasserie Caracole
  • De Struise Brouwers
  • De Dolle Brouwers
  • Brouwerij der...
  • Brouwerij Verhaeghe...
  • Troubadour - Brouwerij...
  • Brouwerij Duvel Moortgat
  • Delirium Tremens -...
  • Brouwerij Rodenbach
  • Brouwerij van Eecke
  • Brasserie de l'Abbaye...

    Abbaye des rocs es una cervecería de Bélgica  ubicada en Montignies-sur-Roc en un pueblo donde antes reinó una floreciente industria pero que ahora tiene como elemento principal esta fábrica de cerveza artesana. Su cerveza está compuesta del agua que procede de su subsuelo, malta, lúpulo y especias. Son cervezas sin azúcar y sin rastro de aditivos químicos.

    La historia de esta cervecera es relativamente corta, empieza en el año 1979 con una producción de 50 litros de cerveza quincenales. 10 años más tarde ya disponen de cubas de 1500 litros y se convierten en cooperativa, en 1991 patentan la marca y en 1993 se convierten en sociedad anónima.  Hoy en día tienen una producción de más de 1000 hectolitros y una gran variedad de tipos de cerveza utilizando más de 7 tipos de malta, lúpulos belgas, alemanes y checos.

    Sus cervezas son de color majestuoso, sabor profundo y delicado. Es la cerveza en mayúscula.

  • Achel - Brouwerij der...

    La comunidad de Des Moines es la que alberga a la cervecería Achel, ubicada en la ermita de Achelse Kluis, junto al rio Tongelreep, en los Países Bajos.

    La ermita siempre consagrada al “ora et labora”, con monjes que se dedicaron inicialmente a la agricultura y a la ganadería, fabrica desde 1655 esta cerveza. Es una cerveza trapense que emana de la tradición de otras importantes cervezas de Abadía como Westmalle o Rochefort y de sus monjes trapenses, siempre con el afán de colaborar y conseguir un producto aún mejor para disfrute de su señor (y de nosotros como sus hijos).

  • Brouwerij Alvinne

    Alvinne es una dulce locura, es la historia de los cerveceros Davy Spiessens y Glen Castelein que, a finales de 2004, convirtieron interminables charlas en una fábrica de cerveza en la que poder convertir sus sueños cerveceros en realidad en la localidad belga de Moen.


    Creación, falta de espacio, ampliación de tanque de fermentación. Donde habíamos oído esto? Muchas veces sí, pero es la historia que se repite, la de esta y otras cervecerías que empezaron con muy poco, que su sueño se hizo mucho mayor antes de lo que esperaban y del que hoy en día comparten con cerveceros promesas de otros países secretos y fórmulas para obtener cervezas aún mejores. Que las disfrutemos ;).

  • Brasserie Du Bocq

    La Brasserie du Bocq fue fundada en 1858 por Martin Belot y hasta hoy  ha sido independiente, familiar y sin el control de ninguna otra cervecería ni belga ni extranjera. Se ubica en Purnode, Bélgica, en el corazón de una maravillosa región turística, dinámica y fiel a sus procedimientos tradicionales de fabricación de cervezas artesanas de alta fermentación con re fermentación en la propia botella.

    Hoy en día produce más de 75000 hectolitros anuales, da trabajo a 45 personas y tiene una facturación de más de 9 millones de euros. Casi nada.

    Las cervezas de Brasserie du Bocq son cervezas con ingredientes de primera calidad. De la malta, que le da el color de la cerveza, del lúpulo que le otorga amargor y aroma, de la levadura que convierte el azúcar en alcohol y gas carbónico y en el agua del que hereda su pureza y se haya en la capa freática que está justo debajo de la cervecería.

    No hay que olvidar nunca que la cerveza es un producto vivo y por eso hay que mantenerla siempre en lugar fresco y lejos de la luz así como se ha consumir a la temperatura que el maestro cervecero recomienda. Hay que aprender a degustar y saber servir una cerveza especial como las de Brasserie du Bocq.

  • Brasserie de Blaugies

    La Brasserie de Blaugies es  una muy pequeña cervecería familiar en la que todas sus cervezas se producen en sus instalaciones, son cervezas sin filtrar y re fermentadas en botella.

    La aventura empezó con los padres Pierre-Alex Carlier y Marie-Noelle Carlier cuando fabricaron su primera cerveza en 1988. Más tarde llego uno de sus hijos Kevin Carlier, graduado en biotecnología y una de los responsables de la cervecería hasta hoy.

    El más joven de sus pequeños, Cedric y su esposa Stephanie son los encargados de llevar el restaurante que está justo en frente de la cervecería.

    Una pequeña historia para una gran cervecería que nos da grandes cervezas.

  • Leffe
  • Brouwerij Lindemans
  • Brouwerij Malheur
  • Brouwerij Oud Beersel
  • Brouwerij Slaapmutske
  • Sint Bernardus -...
  • Stella Artois
  • Gueuzerie Tilquin
  • Brewery Timmermans
  • Brouwerij De Dochter...
  • Lupulus - Brasserie...